El Reglamento Interno y Manual de Convivencia Escolar es un pilar fundamental en la gestión educativa, ya que guía el comportamiento de todos los miembros de la Comunidad Educativa. Para que sea eficaz y cumpla su función formativa, es necesario considerar cinco criterios fundamentales:

  • Precisión y Claridad: El RICE debe redactarse con un lenguaje claro y preciso, evitando ambigüedades. Los términos utilizados deben ser fácilmente comprensibles para todos los involucrados, desde los estudiantes hasta los padres y el personal administrativo.
  • Contenido Completo: El reglamento debe incluir los contenidos mínimos establecidos en la normativa vigente, siendo estas principalmente la Circular 482 y REX 860, ambas emitidas por la Superintendencia de Educación en el año 2018.
  • Coherencia con el Proyecto Educativo: El RICE debe estar en sintonía con el Proyecto Educativo Institucional del establecimiento. Esto asegura que las normas reflejen la identidad y los valores de la institución, promoviendo una convivencia en línea con su visión educativa.
  • Adaptación a las Etapas de Desarrollo: Las normas y procedimientos deben ser sensibles a las distintas etapas de desarrollo de la infancia y la juventud. Lo que es apropiado para un niño en la educación primaria puede no serlo para un adolescente de secundaria. El RICE debe reflejar esta diferencia.
  • Adecuación a la Realidad: Las normas, sanciones y mecanismos de resolución de conflictos deben ser adecuadas a la realidad de la comunidad educativa, teniendo presente que debe imperar el carácter formativo. La redacción de este documento debe comprender a todos los estamentos que componen el establecimiento educacional, como también contar con las redes de apoyo estatales.

En resumen, la redacción del RICE requiere un enfoque que garantice la claridad, integridad, coherencia, adaptación y adecuación a la realidad de cada comunidad educativa. Cumplir con estos criterios no solo hace que el reglamento sea efectivo, sino que también contribuye a crear un entorno escolar seguro, respetuoso y propicio para el desarrollo integral de los estudiantes.